Peliculas cortas para un invierno largo

31/07 Paranoid Park ( 2007 )

Gus Van Sant

Estados Unidos / Francia – 80’

Basada en una novela de Blake Nelson, cuenta la historia de Alex, un joven aficionado al skate que accidentalmente mata a un guardia de seguridad en los alrededores de Paranoid Park, un parque público conflictivo de Portland. Él decide no comentar nada a nadie, pero su vida cambiará de todos modos.

Entrevista a Gus Van Sant

Rebecca Carroll Papermag / Traducción: Leonel Livchits 14.07.2008

(…) El cineasta dio a conocer su último trabajo dentro de una obra cada vez mayor de pequeños films, casi sin guión, protagonizados por actores no profesionales, iniciada con Elephant en 2003, que se basó en la matanza de Columbine de 1999.

En Paranoid Park, basada en una novela de Blake Nelson adaptada por Van Sant, con un elenco elegido en parte a través de un aviso en MySpace.com, el protagonista es el skater y actor debutante Gabe Nevins, quien encarna a Alex, un adolescente involucrado en el asesinato de un guardia de seguridad en un parque de skate de Portland.

Mientras hablamos sentados a una mesita ubicada en un rincón del Harry’s Bar en el Helmsley Park Lane Hotel, Van Sant toma a sorbos una Coca-Cola y da respuestas que se parecen bastante a sus últimas películas: alusivas y sinceras, ambiciosas, de un modo lacónico y discreto.

–En un reportaje de hace unos años dijiste que creías obtener mejores resultados cuando no manipulabas el mundo real. Pero la manipulación, ¿no es algo inherente al intento de captar el mundo?

–Sí, porque se toman decisiones que muestran el mundo de cierto modo. Pero creo que hablaba sobre la dirección de arte, y decía que es mejor no alterar un diseño. Como este bar. Si vas a filmar algo en este bar y lo dejás como está, tiene algo del mundo real. Pero si tu director de arte lo modifica, se convierte en otra cosa.

–Se convierte en un set.

–Sí, se convierte en un set. Y lo que intento, y hago, es no tocarlo. Bueno, eso es lo que intenté hacer en mis últimas películas. En parte fue porque no teníamos el dinero para hacer esas cosas, pero siempre me surge la pregunta: ¿por qué manipular ciertas partes del mundo real?

A veces se lo hace porque se trata de un film de época, pero otras veces se lo hace porque sí. Es una cuestión de control. El departamento de arte tiene esta concepción. Por eso en las últimas películas en realidad no hubo un departamento de arte. Y creo que se ven bien. ¿Es posible que un film se vea peor al intervenir? En algunos casos, sí.

–Gerry, Elephant, Last Days, y ahora Paranoid Park, más que films indies son verdaderas películas de autor. ¿Por qué hacer películas así?

–Bueno, las historias, igual, son bastante tradicionales. Gerry, Elephant, Last Days y Paranoid Park podrían ser todas películas “grandes”, pero la forma que tienen es intencional. En algunos casos implicó que los intérpretes no fueran actores sino personas reales, no tener un verdadero guión técnico, usar locaciones reales, no hacer una puesta de luces.

–Hay una escena, al principio de Paranoid Park, donde filmás el parque de skaters, que es el verdadero parque de Burnside, de noche. Obviamente, fue preparado para la filmación, no es un documental, pero crea una terrible impresión de realidad. ¿Habías ido antes al parque de noche, para observarlo?

–Lo conocía, quizá sea uno de los parques de skaters más famosos del mundo, y es como un lugar por fuera de la ley, donde hay un sentido del territorio muy fuerte. Lo crearon unos skaters debajo de un puente de forma ilegal, ellos mismos echaron el cemento. Cuando leí la novela, sabía que había un parque de skaters debajo del puente Burnside. Y fuimos a visitarlo.

–¿Cómo reaccionaron los skaters?

–No me metí en la taza, miraba desde los costados, y no fui un día muy concurrido. Después contactamos a quienes lo construyeron, algunos aparecen en la película.

–¿Cómo fue trabajar con Gabe?

–Christopher Doyle, el director de fotografía, me dijo; “¡Ése es el chico!”. Y elegimos a Gabe, pero nos daba miedo porque él nunca había estado antes en una película. Él también tenía miedo de no ser capaz. Pero funcionó.

–¿Había estado en Burnside? ¿Lo puso nervioso o no sabía nada al respecto?

–No, no había ido antes. Y sí, Burnside da miedo a los skaters más jóvenes. Es un poco intimidante, porque los otros skaters son rudos y grandes y dan miedo.

–¿En qué se diferencia Paranoid Park de tus otras películas?

–Tengo idea de qué son las otras; en cambio, ésta es la primera sobre la que en realidad no tengo una opinión, es raro. Sólo escucho a la gente decir cosas sobre la película y digo: “Ah, OK”. Quizá sucede porque no intenté que el film hiciera algo en particular. Tengo mis opiniones sobre Elephant y Gerry y Last Days.

–Hablemos de Last Days. ¿Eras fan de Nirvana?

–Sí.

–¿Conociste bien a Kurt Cobain?

–No, bien no. Nos encontramos una vez y hablamos algunas veces por teléfono. Nos vimos en la casa de su manager. Yo participaba de un acto contra el referéndum antigay de Oregon. Su manager, Danny Goldberg, que es un gran activista, nos ayudó a armar un evento para recaudar fondos en Los Ángeles, como los que organizan las estrellas. Y la noche anterior nos invitó a cenar, entonces aparecieron Kurt y Courtney. Courtney es de Portland, así que teníamos muchos amigos en común. Y después Kurt participó de un acto en Portland por el mismo asunto.

–¿Y mantenés el vínculo con Courtney todavía?

–Sí, la veo de vez en cuando. Nos cruzamos.

–¿Tenés alguna teoría sobre la muerte de Kurt?

–Nunca pensé en realidad que hubiera una conspiración estricta. Creo que fue una situación rara, que de algún modo es el motivo por el que hice Last Days. Se cruzaron muchas cosas en torno a su muerte. Y estuvo este período desconocido durante los últimos días de su vida, cuando las personas que estaban cerca de él no habían dicho nada, y no se les permitía hablar o directamente no hablaban. También pensé que tal vez no pasó gran cosa. Y como era un misterio, como estaba oculto, se volvió muy interesante. Pero es posible que si supiéramos en realidad qué pasó no habría sido tan interesante. Lo encontraron muerto. Pero eso fue todo. En realidad no dice cómo murió, porque no lo sabemos.

–No te preocupa mucho el tema del entretenimiento en tus películas, ¿no?

–Bueno, creo que pueden ser entretenidas, pero no me interesan los resultados. Hay demasiadas respuestas sobre Kurt. Es obvio que había muchas cosas en él que indicaban que esto podía ocurrir, señales mínimas, indicios. Como en Elephant, que en un principio iba a ser sólo sobre la violencia en la escuela secundaria, pero se convirtió en algo sobre los chicos, sobre su existencia. Hay cosas a la deriva, y el tiempo que lleva observarlas te permite seguir indicios y tener tus propias ideas: participar de un resultado, y no necesariamente que la película te diga cuál es.

–Y estos dos asuntos –la masacre de Columbine y la muerte de Kurt Cobain– son muy delicados.

–Realmente delicados. También quería incluir las ideas de los espectadores. Si sos un psicólogo y la estás mirando, tus ideas pueden ser en realidad parte de la película, en lugar de dejarlas de lado. Hay tantos tipos de información… Podría haber mostrado que a los chicos de Columbine los llamaron outsiders y esto los descorazonó y por eso decidieron matarse, pero mientras estaban en eso se dijeron: “Ya que nos vamos a matar, por qué no llevarnos a tantas personas como podamos con nosotros, porque los odiamos”. Podría haber mostrado esta teoría. 

–Pero quizás te perderías la verdadera.

–Me perdería, sin duda, todas las otras posibilidades. //

El cine como escudo contra la vigilancia / Critica de Argentina / http://criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=8006

24/07 Profit Motive and the Whispering Wind ( 2007 )

John Gianvito

Estados Unidos – 58’

Qué es el cine político es una pregunta cuyo único sentido está en el tipo de respuesta. Y si en algún lugar puede alojarse esta sorprendente segunda película de John Gianvito es justamente en el territorio de aquellas que piensan lo político lejos de las buenas conciencias cinematográficamente demagógicas o, simplemente, conservadoras.

Gianvito en persona
Algunas frases de Gianvito en la entrevista que le hizo Cristian Pauls.
Citando a Jonas Mekas: “Cualquier película que te haga pensar distinto después de salir de verla es una película política”.
Refiriendose al cine de Hollywood: “es el cine de la alienación y la distracción”.
Citando a Straub: “No me pone feliz que la gente se vaya a mitad de una película, pero lo que eso muestra es el fascismo de las formas clásicas”
Parafraseando a Straub: “El diseño de las formas clásicas está pensado para mantenerte sentado en tu lugar, para dejarte quieto”
Gianvito: “Siempre he descripto al capitalismo como la fuente del mal, pero siendo un poco más razonable, no es lo que más alto en mi lista, aún sigue estando muy alto, pero también lo están el cinismo, la autocomplacencia y la pasividad”

03/07 Le Revélateur ( 1968 )

Philippe Garrel

Francia – 62’

Una pareja avanza en compañía de su hijo a través de carreteras, bosques y prados, envueltos en inquietantes sombras. A veces caminan con desgana, apoyados el uno en el otro, relevándose en la atención al niño, y se detienen a descansar en cualquier parte. Otras huyen desesperadamente de una amenaza invisible.

10/07 Belle Toujours ( 2006 )

Manoel de Oliveira

Francia/ Portugal – 68’

Mirada nostálgica hacia todo un clásico del cine europeo de los años sesenta: “Belle de Jour”, de Luis Buñuel. Treinta y ocho años después de esa inolvidable película, Oliveira recupera a sus dos personajes protagonistas y nos sitúa en un contexto en que se pretende revelar un secreto trascendental que afecta a ambos.

17/07 Elegiya dorogi ( 2002 )

Alexander Sokurov

Francia/ Holanda/ Rusia – 48’

“Las imágenes permiten caminar y el sonido volar. Éste es más universal, más espiritual, que la imagen”, indispensable obra maestra de Sokurov, ejemplo de cine-ensoñación de raro poder evocador, asistimos al fantasmagórico trayecto de un viajero que deja atrás el riguroso invierno ruso para encontrarse ante las puertas de un museo iluminado por la luna, en la noche templada de una ciudad desconocida.

Anuncios
Peliculas cortas para un invierno largo