Estreno en Cordoba “Querida Mara, cartas de un viaje por la Patagonia”

Jueves 19 de Agosto

20:30

Entrada Libre – Contribución Voluntaria

“Querida Mara, cartas de un viaje por la Patagonia”

Dirección: Carlos Echeverría.

Guión: Carlos Echeverría con textos de: Carlos Echeverría y Fernanda Alvarez.

Entrevista con Carlos Echeverría en DIMENSION DOCUMENTAL 10

BLOQUE 2 y 3

BUSCAN CON UN DOCUMENTAL CONTRIBUIR A LOS CONOCIMIENTOS DE LA CULTURA Y LOS PROBLEMAS QUE ACECHAN A LOS HABITANTES DE LA PATAGONIA ARGENTINAEntrevista en Pantalla Pinamar –
Carlos Echeverría dirige "Querida Mara: Cartas de un viaje por  la Patagonia"Carlos Echeverría nació en San Carlos de Bariloche, Río Negro, es decir, en la Patagonia argentina. Ello no es un dato menor, ya que buena parte de lo que impulsa su obra es adentrarse con su cámara en la desconocida realidad e Historia patagónica. Con “Querida Mara: Cartas de un viaje por la Patagonia”, que forma parte de la sección documental de la quinta edición de Pantalla Pinamar, expone ese anhelo de “contribuir a la cultura patagónica”, denunciando las precarias condiciones de trabajo a las que se ven sometidos un grupo de esquiladores del norte del país, que cada año viajan al sur para ganarse la vida en la temporada de esquila de ovejas.
Como parte de la “comparsa”, que consiste en un grupo que lleva mano de obra y herramientas para trabajar en diferentes campos en distintos lugares, los trabajadores soportan el frío, la desidia de los patrones de estancia, dormir a la intemperie y la separación de sus afectos, con el único objetivo de poder enviar un poco de dinero a su hogar para el bienestar de sus familias. Teniendo como hilo conductor las cartas que relata el director a un personaje ficticio, el film se adentra en el sur profundo para presentarnos la situación en los campos patagónicos.

– ¿Cómo entras en contacto con esta realidad en general, y con los personajes que se muestran en la película en particular?

La situación de los campos patagónicos y la esquila la conocía pero a fines de los 80, principios de los 90, yendo a una estancia cercana a Bariloche, me enteré de lo de las comparsas. Es decir, en muchas estancias empezaron a ahorrar en personal propio para hacer la esquila, y contrataban comparsas que ya tenían una larga tradición, especialmente en Santa Cruz, donde iban comparsas ya en los años 30 desde Buenos Aires.
Cuando me enteré que venían, antes en camión y después en colectivo, arrastrando la máquina de esquila, me pareció que era muy cinematográfico, muy interesante. Y a partir de ahí se me ocurrió rodar una película con la historia de ellos, pero también con las otras cosas que yo fui abordando, que es la situación interna en los campos patagónicos, y también de algunos hitos en la historia de la Patagonia.

– Precisamente, en paralelo a la historia de los esquiladores, se narran hitos de la Historia de los diferentes lugares en los que trabajan, ¿por qué decidiste añadir ese aspecto histórico?

Está muy extendido el tema de que la Patagonia es un lugar inhóspito que no tiene Historia. Y a mí me parece que todos los lugares tienen Historia. Basta con desensillar en un lugar y ponerse a hablar con la gente. Hay muchas historias, incluso algunas quedaron fuera por una cuestión del hilo dramático de la película. Y a mí me gusta no tener un solo plano narrativo. Si puedo agregar otros planos con los que pueda debatir el espectador, me parece más jugoso.

– Además de narrar la Historia del lugar, la realidad de los esquiladores se trabajó en dos planos, uno que es la denuncia social por la situación laboral de explotación, y el personal, con el padecimiento de ellos por estar lejos de sus familias…

Sí, y el origen de ellos. Incluso con la tradición medio de sindical, en el sentido de que los mesopotámicos tienen más experiencia, más intercambio de reclamos laborales y los pobladores del sur menos. Con la película trato de entrecruzar diversos planos porque los veo, los tengo delante, entonces no puedo sustraerme a una sola línea.

– La película está estructurada por medio de cartas que escribes a un personaje ficticio, Mara, ¿te inscribes dentro de esta nueva línea de documentalistas argentinos que buscan difuminar la línea que separa a la ficción del documental?

Creo que no es nuevo porque yo ya lo he visto hace décadas en otros lugares. Pero digamos que acá está apareciendo una línea que busca que no se diferencie la ficción del documental, y eso me parece muy interesante. Pero deja de parecerme interesante cuando es más una moda, y cuando el destinatario de la película es un círculo de amigos, o un círculo de amigos cineastas y no cualquier persona de la República. Porque entonces se vuelve medio dogmático. Mi idea era hacer una película como me gusta a mí, con escenas para el intercambio y el debate con la gente, e ir narrando y previendo lo que va ocurrir y filmarlo. Pero si veo que en algún momento me quedó un poco rengo para la comprensión de todos esos planos que vos me mencionabas, y para la comprensión de todos los espectadores, sin querer subestimarlos para nada, al contrario, entonces prefiero probar con todas las herramientas que tengo.

Hay un momento en que un contratista está arreglando cuestiones monetarias con los trabajadores, y queda claro que hay una intención de aprovecharse de ellos, lo cual le convierte en algo así como el “villano” de la historia. ¿Eso se dio naturalmente o tenía esa intención?

Se dio naturalmente. Pero me parece que se da por el lugar que le toca a él en el sistema. Porque él ha sido esquilador, él denuncia las mismas cosas que denuncia la película.
Cuando yo hablaba con él durante el rodaje, él me decía que las comodidades que ofrecen las estancias eran terribles, y los dueños de las estancias dicen que es por un par de semanas, y que por ese tiempo no van a construir una casa con duchas y esas cosas. Pero el tema es que ellos vuelven todos los años, así que podrían usarlo todos los años. Entonces, él termina siendo co-participe porque él termina arreglando los contratos y sabe a qué esquilar manda a qué estancia, y sabe con qué esquilador va a tener problemas por las comodidades en tal o cual lado. Él se queja de lo mismo pero sabe exactamente a dónde los manda. Hay otros a los que los manda a lugares mucho peores de los que se ven en la película.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto?

Estoy trabajando en un nuevo proyecto que es una escisión de este. Es una película que se llama “El Maitén, libertad y tierra” y también reune varios planos narrativos. Están los grandes latifundios que en algún momento se vieron en manos de directorios con sede en Londres; está la historia de los ferrocarriles en la Patagonia, la historia de los desalojos y redesalojos a comunidades indígenas en el siglo XX, y la utilización a su vez de estos latifundios con sede en Londres de esa mano de obra.
Es la historia de un grupo de gente, de distintas personas que han vivido y trabajado en la Patagonia, que han luchado políticamente en contra de esto, con no pocas consecuencias para su vida y su trabajo. Tengo apoyo del Incaa, y ahora estoy buscando nuevos aportes.

¿Tu intención con tus películas es descubrir un poco de la historia patagónica que es tan desconocida para el resto del país?

En la historia hay una figura de ficción que es una mujer que vive en Camarones, y viaja hacia la zona cordillerana. Porque además de la Patagonia, mucha gente de la cordillera no conoce de la costa, y viceversa. Hay gente que no se mueve en toda su vida de sus lugares. Está todo bombardeado con la televisión desde Buenos Aires, algo en parte conocido y en parte desconocido. Y la Historia pasa por Buenos Aires y por la información de Buenos Aires. Yo veo que hay muchas historias interesantes, y lo mío es una búsqueda de contribución a esa cultura patagónica.

http://www.cinestel.com/43001/140101.html

Anuncios
Estreno en Cordoba “Querida Mara, cartas de un viaje por la Patagonia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s