Kuhle Wampe o ¿a quien pertenece el mundo? en La Quimera

Teatro La Luna
Pasaje Escuti 915 esquina Fructuoso Rivera

Jueves 30 de mayo de 2013 20,30 horas.

KUHLE WAMPE de Slatan Dudow.
Alemania, 1933. 71’.

sxllpe

Una típica familia trabajadora alemana busca subsistir a pesar del apremio económico que viven día a día. Uno de sus dos hijos, un muchacho veinteañero, busca infructuosamente un empleo que le permita continuar aportando dinero en la desgastada economía familiar. Ante la reducción de su subsidio por desempleo, decide arrojarse por la ventana.

Un Desempleado Menos.
Lo irrefrenable del mundo (capitalista) arroja a las masas a su destino, a la calle, a pedalear tras la esperanza. En medio de una crisis mundial (1930), el desempleo y sus consecuencias golpean a las clases
más desprotegidas. El muchacho con tenacidad se lanza a la ciudad en su bicicleta en busca de un trabajo (como tantos otros). La espera, la esperanza y la decepción es grupal, es de la masa. “El muchacho se ha
quedado sin ninguna clase de asistencias, y a ti ya te da todo lo mismo”, le reprocha el padre a la madre. Allí esta solo, no tiene cómo ayudar a su familia, es una carga, no habla una sola palabra, emprende su fin, un
suicidio de clase, de toda la clase trabajadora. Autoconsciente mira a cámara. Su vida vale menos que el reloj que lleva puesto y que la planta que corre para saltar, y allá va. Su muerte lleva a la familia a tocar fondo.
Desalojada por un tribunal que “considera su propia culpa” no poder pagar el alquiler, la hermana (Anna), padre y madre consiguen mudarse con su novio (Fritz) a Kuhle Wampe, un campamento de desempleados y trabajadores.
Lo Mejor de la Vida de un Joven.
Una señora en la escalera considera que el muchacho era muy joven para morir. Era el desempleado de la familia, Anna es la única con trabajo. Ella tiene otra perspectiva de las cosas.
La primavera en Kuhle Wampe trae un embarazo no deseado.
Anna piensa en abortar al igual que su hermano el suicidio, la familia como institución contra la libertad de Fritz, el compromiso tras una charla memorable con su suegro.
La independencia de Anna, deja a su Fritz al saber que no le interesa el compromiso que acaban de realizar, se muda con una amiga (Gerda), “ahora vives conmigo y el domingo te vienes a deportes y queFritz se arregle”.
Anna desanda y desarma el papel de la mujer en la época, contrapuesta con la figura de su madre. Contestataria siempre dice lo que piensa. Fritz expone su machismo mientras busca a Anna en el partido, ha sido despedido y lo invitan a buscarla en las competencias de domingo.

Y aprender a ganar.
“Llegan de las casas de atrás, llenas de las calles oscuras de ciudades
que luchan, y aquí nos
reunimos para luchar juntos,
y aprender a ganar, y aprender a ganar,
con centavos de privación hemos comprado los botes,
y para el autobús ahorramos ese dinero.
Aprender a ganar, y aprender a ganar.
Después de una dura lucha por lo más necesario
reunirnos a competir unos con otros.
Aprender a ganar.”
(Canción)

El epílogo es creado en torno al partido comunista, a la transformación de Anna en un sujeto determinante, que puede dar respuestas concretas a su realidad porque cuenta con herramientas. Fritz la acompaña de atrás “Pasando hambre o comiendo, ¡no olvidemos la solidaridad!” reza la canción. La masa se transforma en el sujeto que potencia al individuo.

“¡Adelante! ¡No olvidemos dónde radica nuestra fuerza!
Pasando hambre o comiendo,
¡no olvidemos la solidaridad!
¡Adelante! ¡No olvidemos nuestra calle ni nuestro campo!
¡Adelante! ¡No olvidemos! ¿la calle de quién es la calle, el mundo de
quién es el mundo?”
(Canción)
Si el mundo, de quién es el mundo, se lo preguntan varios y en un vagón de subterráneo volverán esas masas rojas del campus a la sociedad. A dar batalla por ese mundo, en estado de inflexión apaleado por la economía mundial que no da respuestas y vislumbrando un porvenir comunista. Un cambio al que apuesta durante todo el metraje donde el proletariado es la fuerza, la potencia del cambio, ya se vislumbran los avances de la industrialización, los cambios en la vida, en la ciudad. No hay planos gratuitos, se eligen diferentes alturas de cámara para las diferentes “clases” de personajes. En un momento complejo de la vida, “Kuhle Wampe o ¿a quién pertenece el mundo?” es una arenga directa que se vale de los recursos del cine para decir y llegar a la gente. Podría decir que vista desde el aquí y ahora es una obra vital de ver para cualquier cineasta/realizador que busque hacer un cine político, social, que entrañe una idea de cambio, de renovación. Es un cine consciente de los elementos que utiliza, cómo y de qué manera para a decir. “¡Adelante! ¡No olvidemos! ¿la calle de quién es la calle, el mundo de quién es el mundo?”
Juan Bianchini


 

Kuhle Wampe o ¿a quien pertenece el mundo? en La Quimera

a 16mm de alemania… El testamento del Dr. Mabuse de Fritz Lang!!!

Teatro La Luna
Pasaje Escuti 915 esquina Fructuoso Rivera

Jueves 23 de mayo de 2013 21 horas.

El testamento del Dr. Mabuse de Fritz Lang

Alemania, 1933. 122’.

Más Sobre La Película

DiZm8

a 16mm de alemania… El testamento del Dr. Mabuse de Fritz Lang!!!

La Caja de Pandora de Pabst en La Quimera16mm!!!

Teatro La Luna
Pasaje Escuti 915 esquina Fructuoso Rivera

Jueves 16 de mayo de 2013 20,30 horas.

LA CAJA DE PANDORA de Georg Wilhelm Pabst
Alemania 1929, 109´

la-caja-de-pandora

 

“Los dioses griegos crearon una mujer: Pandora. Era hermosa, seductora. Dominaba el arte del halago que ofuscaba los sentidos. Pero los dioses le ofrecieron también un recipiente en el que había encerrado todo el mal del mundo. En su imprudencia abrió aquella caja ¡Y sobre nosotros se precipitó la desgracia!”

Filmoteca. Temas de Cine (Copete de Lulu) La caja de Pandora 1928

La Caja de Pandora de Pabst en La Quimera16mm!!!

“El testamento del Dr. Mabuse” de Fritz Lang en La Quimera!!!

Teatro La Luna
Pasaje Escuti 915 esquina Fructuoso Rivera

El testamento del Dr. Mabuse de Fritz Lang

Alemania, 1933. 122’.

MabuseArticulo

El inspector Lohmann recibe una llamada telefónica de Hoffmeister, un antiguo miembro del Departamento de Policía para denunciar un asunto de falsificación. Pero éste sufre un atentado que lo enloquece por completo antes de poder revelar los detalles, incapacitándole como testigo. Las investigaciones del inspector Lohmann en seguida le conducen hacia el famoso criminal Dr. Mabuse. Sin embargo, el Dr. Mabuse yace en una clínica psiquiátrica encerrado desde hace años… Se trata del asilo del Dr. Baum, un eminente psiquiatra fascinado por el genio del Dr. Mabuse y por el legado de éste: una especie de testamento donde detalla el camino a seguir para la institución del Imperio del Crimen.

“El testamento del Dr. Mabuse” de Fritz Lang en La Quimera!!!

a 16 milimetros de Alemania…Der Golem en La Quimera!!!

Teatro La Luna
Pasaje Escuti 915 esquina Fructuoso Rivera

Jueves 09 de mayo de 2013 20,30 horas.

EL GOLEM de Paul Wegener y Henrik Galeen.
Alemania, 1920. 72’.

golem_bambina

El Golem


Si (como afirma el griego en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa
en las letras de ‘rosa’ está la rosa
y todo el Nilo en la palabra ‘Nilo’.
Y, hecho de consonantes y vocales,
habrá un terrible Nombre, que la esencia
cifre de Dios y que la Omnipotencia
guarde en letras y sílabas cabales.
Adán y las estrellas lo supieron
en el Jardín. La herrumbre del pecado
(dicen los cabalistas) lo ha borrado
y las generaciones lo perdieron.
Los artificios y el candor del hombre
no tienen fin. Sabemos que hubo un día
en que el pueblo de Dios buscaba el Nombre
en las vigilias de la judería.
No a la manera de otras que una vaga
sombra insinúan en la vaga historia,
aún está verde y viva la memoria
de Judá León, que era rabino en Praga.
Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dio a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció el Nombre que es la Clave,
la Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,
sobre un muñeco que con torpes manos
labró, para enseñarle los arcanos
de las Letras, del Tiempo y del Espacio.
El simulacro alzó los soñolientos
párpados y vio formas y colores
que no entendió, perdidos en rumores
y ensayó temerosos movimientos.
Gradualmente se vio (como nosotros)
aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora,
Derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros.
(El cabalista que ofició de numen
a la vasta criatura apodó Golem;
estas verdades las refiere Scholem
en un docto lugar de su volumen.)
El rabí le explicaba el universo
“esto es mi pie; esto el tuyo, esto la soga.”
y logró, al cabo de años, que el perverso
barriera bien o mal la sinagoga.
Tal vez hubo un error en la grafía
o en la articulación del Sacro Nombre;
a pesar de tan alta hechicería,
no aprendió a hablar el aprendiz de
hombre.
Sus ojos, menos de hombre que de perro
y harto menos de perro que de cosa,
seguían al rabí por la dudosa
penumbra de las piezas del encierro.
Algo anormal y tosco hubo en el Golem,
ya que a su paso el gato del rabino
se escondía. (Ese gato no está en Scholem
pero, a través del tiempo, lo adivino.)
Elevando a su Dios manos filiales,
las devociones de su Dios copiaba
o, estúpido y sonriente, se ahuecaba
en cóncavas zalemas orientales.
El rabí lo miraba con ternura
y con algún horror. ‘¿Cómo’ (se dijo)
‘pude engendrar este penoso hijo
y la inacción dejé, que es la cordura?’
‘¿Por qué di en agregar a la infinita
serie un símbolo más? ¿Por qué a la vana
madeja que en lo eterno se devana,
di otra causa, otro efecto y otra cuita?’
En la hora de angustia y de luz vaga,
en su Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosas que sentía
Dios, al mirar a su rabino en Praga?
Jorge Luis Borges

a 16 milimetros de Alemania…Der Golem en La Quimera!!!