IRREVERENCIA Y LIBERTAD – Roger Koza sobre Amar es Bendito

IRREVERENCIA Y LIBERTAD

Un poco de insolencia, de falta de cálculo y conjura de las fórmulas probadas siempre vienen bien en el cine. La tercera película de Liliana Paolinelli, Amar es bendito, es una rareza en el panorama del cine argentino actual. No es un filme que llega bajo la égida de un festival importante; su legitimidad e independencia es de otra naturaleza. Tampoco pretende ser una película que viene para arrasar con la cartelera, lo que no significa que su relato sea complejo y su lenguaje cinematográfico rebuscado. No será un filme para las masas, pero no por eso deja de ser, misteriosamente, una película popular.

En principio, Amar es bendito se presenta como un melodrama lésbico no exento de humor y giros inesperados en su relato, que funciona también como una indagación desprejuiciada acerca del deseo en clave femenina. Una pareja de mujeres, tras siete años de estar juntas, descubre que está atravesando una crisis. En verdad, Mecha ha conocido a Ana Laura, y Ofelia, de pronto, se entera de que su enamorada le ha sido infiel. De allí en adelante, se intentará de todo: sumar a otras, incluso a otros al núcleo amoroso.

Paolinelli decide arrancar con ese conflicto conocido. Dice: “Me resultaba enormemente atractivo mostrar una pareja de mujeres que se derrumba casi en el mismo momento de enterarnos, como espectadores, de que son pareja”. Y propone una tesis: “Los prejuicios son una fuente de material inagotable; es interesante ver cómo la gente se aproxima a una propuesta que pareciera edificar sobre un tema de reciente apertura, como son las relaciones homosexuales, y de pronto se da con que en las parejas de lesbianas también hay infidelidad, gorreadas, desamor”.

vlcsnap-2013-08-25-19h40m56s178

Universos amorosos

Una de las virtudes de Amar es bendito reside en su inteligencia para mostrar el crecimiento paulatino de cómo los mismos personajes leen y aprenden sobre los límites de su universo amoroso y la posibilidad de expandirlo. Tal vez la ruptura puede ser aquí la oportunidad para la incorporación afectiva de un otro a la pareja, aunque Paolinelli se muestra un poco escéptica de esa lectura: “La incorporación de ‘otros’ en la pareja, proviene de la misma pareja: son ellas quienes convocan el fantasma de una tercera y ese fantasma se va materializando, primero a través de una foto, luego con la aparición en carne y hueso de la amante”. Y añade: “Por otro lado, la existencia de esta amante llevará a la mujer engañada de la pareja a querer buscar ella también, una amante, por venganza, despecho o búsqueda de reparación. De modo que más que una apertura franca hacia otros afectos lo veo más bien como el resultado de una pugna entre las dos, que pareciera abrirse -y en esto creo que la película consigue crear esa ilusión-, pero que se dirime de modo asfixiante entre Mecha y Ofelia”.

Amar es bendito no sería la gran película que es sin su elenco. El trabajo de Mara Santucho, Claudia Cantero, Carolina Solari y Carlos Possentini es magnífico. El timing de los diálogos, las pausas y los gestos denotan gran exigencia para los intérpretes. Paolinelli revela el secreto de esa eficiencia dramática: “Hicimos un trabajo riguroso con el texto, marcando las entonaciones, los acentos en cada frase y en cada palabra. Esta modulación sobre cómo decir un texto se traslada de manera natural hacia los movimientos del cuerpo. A veces una marcación en la postura ayuda para crear ritmo, pero la columna del trabajo actoral radica en la palabra. Ensayamos mucho”.

El único personaje masculino en este universo resulta inesperado. Paolinelli dice de ese hombre cuyo deseo se expresa con violencia y que a su vez viene a irrumpir la lógica amorosa de sus criaturas femeninas: “Es un personaje que me encanta, en toda su maldad. Él también es convocado por las mujeres, que a su vez tienen un componente de violencia enorme. Mario manifiesta la agresión golpeando, pero ¿por qué sería tan diferente la violencia masculina al maltrato psicológico que ejerce Mecha sobre Ofelia? Las cargas de masculinidad y feminidad están repartidas, desmarcándose de la noción ortodoxa sobre géneros”.

Si bien el título del filme parece una glosa oportunista a la gira triunfal por parte de la máxima estrella del Altísimo en Brasil, una clarividencia irónica sostiene el punto de vista sobre el amor en el filme: “Parece un efecto del viaje papal, pero no, el título es irónico. Amar es algo bendito y no todos lo consiguen, pero quien no ama por lo menos está tranquilo porque no sufre, como reza la frase de la canción que cierra el filme ‘porque ya no tengo tanta esperanza en cuestión de amores’… Frase de un pesimismo lapidario que el ritmo alegre del cuarteto logra disimular un poco, dándole una pizca de consuelo final”.

La canción en cuestión es del Negro Videla. Su aparición tocando con su banda en el final del filme, junto con cierto tono cómico que lo atraviesa de punta a punta, trastoca el costado sombrío de la trama, y en ello está su libertad. Dice Paolinelli: “Ese final produce un efecto liberador. Era una necesidad voltear la cámara y ver otro escenario, otros rostros, un universo ajeno que transcurriera al lado de la protagonista. Los músicos funcionan a modo de coro que se despide del espectador y sitúa la película en su justo lugar de canción que para mí tiene. El Negro Videla es la antítesis del personaje que hace Possentini, resumido en ese gesto que viene del más allá del verosímil y que acompaña a la protagonista en su duelo por la pérdida de esperanzas”.

Roger Koza.

Anuncios
IRREVERENCIA Y LIBERTAD – Roger Koza sobre Amar es Bendito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s