SUNRISE, DE MURNAU (CON MÚSICA EN VIVO)

SUNRISE, Una canción de dos seres humanos
de F.W. Murnau
Alemania – 1927 – 94 min

Musicaliza TOMATES ASESINOS

JUEVES 28 DE SEPTIEMBRE – 20:30 HS

Funciones en el TEATRO LA LUNA Pasaje Escutti 915 – Córdoba
Entrada libre – Contribución voluntaria

8

Continuamos con el díptico MURNAU MUSICALIZADO EN VIVO. La experiencia del cine mudo como en aquellos años.

ACERCA DE TOMATES ASESINOS

Luis El Halli Obeid, Esteban Favaro y Santiago Guerrero

Tomates Asesinos es una banda que desde 2003 viene mixturando un cóctel tan desprejuiciado como extremo. Electrónica, canciones de clara filiación pop, guitarras furiosas, aires folclóricos y climas instrumentales. Épicos, rítmicos, ruidistas y atmosféricos. Siempre en busca del exceso sonoro y verbal, el absurdo y lo surrealista.

9

 

7

SUNRISE, UNA CANCIÓN DE DOS SERES HUMANOS

‘Amanecer’ (‘Sunrise’, F.W. Murnau, 1927) es una película irrepetible, única y en ella se encuentras las bases de todo lo que vendría después. Una de esas películas sobre las que todo está dicho, y lo único que podemos hacer ahora es continuar hablando para que su recuerdo no se pierda en la inmensidad de ese cruel invento llamado tiempo. François Truffaut decía que en el futuro los críticos hablarían del séptimo arte sin conocer el cine de Murnau, una aseveración quizá demasiado atrevida o exagerada, pero que poco a poco, como una lenta amenaza, se vierte sobre los nuevos cinéfilos/críticos, contagiados de tanto desorden posterior. En cualquier caso, esta película, bautizada en su momento como la obra maestra del especialista en obras maestras, no deja indiferente a nadie en su primer visionado, uno de esos irrepetibles impactos que todo amante del cine recuerda siempre.

Tras el éxito de ‘Fausto’ (‘Faust’, 1926), e impresionado por la calidad de ‘El último’ (‘Der letzte Mann’, 1924) —recordemos, una película muda sin un sólo intertítulo demostrando así que la puesta en escena es la herramienta narrativa más importante del cine—, el productor William Fox ofreció a Murnau la oportunidad de estrenarse en suelo estadounidense, y concretamente en el soñado Hollywood. Para ello el director alemán tuvo a sus disposición el prespuesto más alto jamás concedido a una producción cinematográfica y una libertad absoluta, algo que hoy día parece impensable. Invitados por Fox, en el rodaje estuvieron Frank Borzage, John Ford y Howard Hawks, muy cerca de Murnau, aprendiendo, tanto que en los mismos decorados se filmó ‘El séptimo cielo’ (‘The 7th Heaven’, 1927) y ‘Cuatro hijos’ (‘Four Sons’, 1928), films que beben sin disimulo de ‘Amanecer’.

(Spoilers) La trama de ‘Amanecer’ es sencilla en apariencia, una historia de amor que en todo momento corre el peligro de caer en la ñoñería. Es más, esta película hoy día sería inviable, a no ser que alguien tenga la capacidad de abstracción que tenía Murnau —en este momento sólo me viene a la mente Paul Thomas Anderson—, y cuya mano convirtió esta historia en pura poesía visual. La historia de un hombre de pueblo, casado y con una pérfida amante que le convence para vender su granja e irse a la ciudad, teniendo para ello que asesinar a su propia esposa, navega por los lugares más comunes —no lo eran cuando el film se estrenó, el próximo sábado hará 85 años justos—, sin caer jamás en la vulgaridad o la evidencia. El secreto está en la puesta en escena de Murnau, que encierra numerosos detalles en cada plano, haciendo verdad aquella opinión de Andrei Tarkovsky sobre la inutilidad de buscar contenidos en una película cuando lo verdaderamente importante son las formas y los misterios que las mismas encierran.

Así pues ‘Amanecer’ parece una obra sencilla, la diferencia entre lo que se quiere decir y lo expresado es muy breve. Dicho de otra forma más común, Murnau hace fácil lo difícil. El film posee un gran poder de magnetismo gracias a la labor de su director, quien debió prescindir de su querido Karl Freund en la fotografía, siendo sustituido por Charles Rosher y Karl Struss, con un extenso currículum y ganadores del Oscar por su labor en la película, manifestación perfecta de las inquietudes de Murnau, quien tenía la última palabra en todo. Murnau se adelantó a su tiempo escapando de la cámara estática tan de moda en aquellos primeros años del cine. Son famosos los travellings que acompañan al hombre (George O´Brien) al lado de su malvada amante (Margaret Livingston), presagio del mal, para más tarde realizar una idéntica operación cuando el matrimonio en la ciudad sale de una iglesia y uno de los besos más apasionados de la historia provoca un caos en el tráfico. De esta forma Murnau tiende al contraste de situaciones durante todo el film, para cada acción encuentra su reverso y viceversa.

(…) Pocas películas plasman de manera tan devastadora y visceral la aventura de amar, la más peligrosa y emocionante de todas las aventuras.

VER NOTA COMPLETA

1

Anuncios

FAUSTO, DE MURNAU (CON MÚSICA EN VIVO)

3
Comienza este jueves el díptico “MURNAU MUSICALIZADO EN VIVO”, donde proyectaremos dos películas del director alemán musicalizadas en nuestra sala por bandas de la escena local. La experiencia del cine mudo como en aquellos años.

PROGRAMA

Jueves 21 de septiembre – 20:30hs

FAUSTO

Alemania – 1926 – 100 min
Musicaliza LA SUPERLIGA ARGENTINA
Leandro Naranjo en percusiones electrónicas, Claudio Krapacher en guitarras, Martín Emilio Campos en bajos, Federico Domínguez en sintetizadores, Nicolás Garay en samples
Jueves 28 de septiembre – 20:30hs

SUNRISE

Alemania – 1927 – 94 min
Musicaliza TOMATES ASESINOS
Luis El Halli Obeid, Esteban Favaro y Santiago Guerrero

Funciones en el TEATRO LA LUNA Pasaje Escutti 915 – Córdoba
Entrada libre – Contribución voluntaria

6

FAUSTO

La leyenda de Fausto ha sido llevada al cine inumerables veces, ya desde sus inicios con obras como ‘El estudiante de Praga (1913)’ o ‘Rapsodia satánica (1915)’ o más adelante con dramas como ‘El hombre que vendió su alma (1941)’ o incluso comedias musicales casi paródicas como ‘Malditos yanquis (1958)’. Pero ninguna de ellas brillará con la luz propia que emana ‘Fausto’ de Murnau, adaptación homónima de la obra de Goethe (que no he tenido el placer de leer, por lo que no sé si es del todo fiel a la novela). La historia nos sitúa en una pequeña ciudad durante la Edad Media. Ahí reside Fausto, un sabio, ya anciano, que se dedica a la transmutación de metales y a intentar crear el elixir de la vida eterna.

Murnau, que ya había demostrado que la creación de atmósferas truculentas, desalentadoras, oscuras, era lo suyo decidió dar un nuevo paso adelante con su Fausto. Ya le habíamos visto trastear con la iluminación y los juegos de sombras en Nosferatu o crear de la nada, mediante humareda espesa, sensaciones de vahído, de vértigo en El último. Todo ello forma parte del ya mastodóntico inicio de Fausto. Los primeros minutos no tienen desperdicio; con un ángel dialogando con Satanás, prometiéndole el primero la Humanidad si consigue arrebatarle el alma a Fausto. Impresionante inicio, con una puesta en escena magistral, con jinetes portadores de desgracias sobrevolando los cielos, con la sensación achicharrante de residir en el infierno. El virtuosismo de Murnau queda patente en un montaje soberbio, que no da lugar al descanso (al menos, como digo, en esos minutos iniciales). Ahí es dónde vemos, al menos de forma más explícita, la genialidad del cineasta alemán: rompe todas las teorías narrativas expuestas por Griffith unos años antes.

VER ARTICULO COMPLETO 

5

2

El carácter meticuloso de Murnau hizo que los preparativos y el rodaje de la película se prolongasen durante más de dos años. El proyecto contó con un presupuesto superior al millón de marcos, una cifra desorbitada para la época. El film destaca por su cuidado aspecto pictórico y por una imagen impecable. Berriatúa recuerda que el realizador germano, licenciado en Historia del Arte y Literatura, siempre había soñado con ser un pintor. La fotografía de «Fausto» recuerda a los grandes genios de la pintura, en especial a Rembrandt pero también a Böcklin, Munch, Kaulbach o a los prerrafaelistas.
La composición de los planos destaca por su exquisitez y por un control magistral de las líneas de fuga, utilizadas en numerosas escenas para conducir la mirada del espectador hacia puntos concretos de la pantalla. Durante el rodaje fueron empleadas dos cámaras y algunos de las escenas fueron grabadas varias veces durante interminables jornadas de trabajo. Por ejemplo, se empleó un día entero para filmar la escena en la que las letras del contrato con el diablo aparecen por arte de magia. Por otra parte, el uso expresionista de la luz es heredero directo de la etapa teatral de Murnau en la compañía de Max Reinhardt, quien dotaba a sus puestas en escena con logrados efectos lumínicos y que recurría a pintores como Munch para la realización de sus decorados.
1

 

EL HOMBRE DE LA CÁMARA, de DZIGA VERTOV

Unión Soviética – 1929 – 67 min

JUEVES 14 DE SEPTIEMBRE – 20:30 HS

En el TEATRO LA LUNA Pasaje Escutti 915 – Córdoba

Entrada libre – Contribución voluntaria

En la antesala del díptico “MURNAU MUSICALIZADO EN VIVO” que tendrá lugar los dos últimos jueves de septiembre, presentamos un clásico del cine ruso.

En esta oportunidad, con música de la Cinematic Orchestra.

2

El Hombre con la Cámara, muy en la línea de “Berlín, sinfonía de una gran ciudad” (1927) describe el trascurso de un día en una ciudad rusa mediante cientos de pinceladas fílmicas sobre la vida cotidiana. Podría decirse que se trata de un retrato puntillista en el que sólo la totalidad de los breves retazos permiten percibir la ciudad en su totalidad. Con la complicidad de su hermano, el operador Mikhail Kaufman, Vertov, fiel a su teorías, no permite ni por un momento que se pueda suponer que alguno de esos retazos pueda imaginarse inventado. Por ello en el vertiginoso montaje que plasma la fascinación de Vertov por el constructivismo y el futurismo, introduce constantemente imágenes del operador que con su cámara está filmando la realidad que le rodea. (FILMAFFINITY)
3
4

VER TRAILER

LA PELÍCULA DE MANUEL

de Lucas Damino y Sebastián Menegaz (Argentina – 2017 – 88 min)

JUEVES 7 DE SEPTIEMBRE – 20:30 HS – en TEATRO LA LUNA Pasaje Escutti 915 – Córdoba

ESTRENO EN CÓRDOBA

Con la presencia de Manuel Wayar, Lucas Damino y Sebastián Menegaz.

Entrada libre – Contribución voluntaria

manuel_still_03 copy

Manuel se gana la vida en la changa, es un jornalero, un obrero autónomo; sin embargo, vive del arte porque en el arte respira. Mientras un par de cineastas filman un documental sobre sus días, Manuel va imaginando su propia película.

Guión, Dirección y Montaje: Lucas Damino, Sebastian Menegaz
Producción: Lucas Damino, Manuel Wayar
Fotografía, Sonido: Lucas Damino
manuel_still_01
Estrenada en el [19] BAFICI, la película cordobesa se exhibe por primera vez en la ciudad.

Manuel se gana la vida en la changa, es un jornalero, un obrero autónomo; sin embargo, vive del arte porque en el arte respira. Mientras un par de cineastas filman un documental sobre sus días, Manuel va imaginando su propia película.

VER TRAILER