La quimera 1981/2005

La Quimera del Cine
por Juan José Gorasurreta

“Soy optimista porque creo en la fuerza
de la desesperación de los hombres”

Jean Luc Godard

El 22 de febrero de 1981, nacíamos en lo que fue el Teatro de los Siete, en la esquina de Humberto Primo y Avellaneda, Ciudad de Córdoba, Argentina. Un grupo de ‘jóvenes viejos’ y ‘viejos jóvenes’, poníamos en marcha el Cine Club LA QUIMERA. Muchas ideas y ganas de hacer cosas en nombre del cine, ‘la expresión de los bellos sentimientos’. Revisiones. Ciclos. Autores. Escuelas. Géneros. Países. Pedagogía. Empezamos en el Teatro Córdoba, seguimos en ACIC y terminamos el primer año en ‘la piojera’ de calle Colón. Cineclubismo, a secas.

El Taller de Cine Infantil para chicos de 5 a 12 años, nos marcó a fuego. Crecimos con ellos. Maduramos los conceptos. Y nos animamos al taller para adultos. En la dictadura DIOS Y EL DIABLO EN LA TIERRA DEL SOL y EL ACORAZADO POTEMKIN, juntas.

Algunos amigos se fueron a crear ‘otras casas’. El exilio. La soledad. No pudimos ver a otros, nunca más. Seguimos trabajando. El cine como bandera. El hombre como objetivo. Desde el ’82, estuvimos por tres años en la sala del Colegio de Farmacéuticos.

Vino la democracia después. Habíamos aprendido a caminar. Y eso fue bueno. Cada año se fue haciéndose más difícil la tarea. Con Guillermo, con Luis, con Darío, con Roberto, con Susana, con Cristina, con el ‘Peña’, con Carlitos y los que se anotaban gratuitamente, seguimos construyendo en la quimera. Nos recordaban el Lumiere, el Sombras, El Ángel Azul, el Cinematheque, el Colegio Médico del Luz y Fuerza, el Córdoba, etc. Y según pasan los años, seguíamos cantando bajo la lluvia fresca y cristalina.

Luego llegaron problemas y dificultades de todo tipo, incluidas las humanas, claro. Una programación difícil de armar coherentemente. Las copias en 16 mm. fueron estropeándose y no se repusieron a tiempo. Cerraron distribuidoras y acudimos a las embajadas generosas. La crisis del cine. Pocas exhibiciones en 35 mm. Entre ellas PIERROT, EL LOCO. Algunos estrenos en Súper 8mm ( LA MUERTE DE PASCUAL DUARTE, EL LUGAR SIN LIMITES) y los trabajos que se filmaban en ese paso en todo el país.

Vino el recambio generacional. Llegaron el Enrique, la Paula, la Liliana, el Luca. Y seguimos apostando al amanecer. Convocados por la idea. Aprendiendo a querernos/los. Ese espectador que siempre estuvo dando la mano fraterna. Opinando. Solidario. Simple. Rohmer y ‘la rodilla de Clara’. Poplaskaia ‘en una noche de agosto’. Buñuel con ‘el ultimo suspiro’. Paradzanov y ‘los caballos de fuego’. Kohon preguntándose ‘qué es el otoño?’. Landeck presentando ‘gente en Buenos Aires’. Littin llegó con ‘el chacal de Nahuel Toro’. Ioselliani juró amar el cine con ‘…y se hizo la luz’. Fellini jugó con ‘los payasos’. Y todos los otros. Los de aquí y los de afuera. Aportando un poco para conocernos mejor. Y la vida y la muerte convivieron muchas veces sin resquemor alguno. En la política, nada de eso sucedía en la pelea por escalar.

Cambiamos de sala muchas veces. Demasiadas, tal vez. O no. Amantes del cine nosotros, tuvimos que aprender a trabajar con la pantalla ancha y el video. La tecnología y sus avances. La crisis visceral de este país y los otros. Vino el tiempo del cólera. Con o sin amor. Seguimos trabajando porque la utopía existe. Las ideologías no han muerto. El muro existe entre los humanos.

A partir de 1990, una experiencia alucinante nos esperaba en la puerta del año nuevo. Nos albergó el Si.P.O.S. (Sindicato del Personal de Obras Sanitarias) y la maravillosa CASA DE LOS TRABAJADORES. Sin dejar de ser intelectuales, somos también trabajadores de la cultura y anduvimos por las calles peleando por nuestros derechos. Algunos prejuiciosos se asustaron. Otros aplaudieron la consigna y nos acompañaron con ‘la terquedad de la esperanza’.

El 23 de diciembre de 1992, se nos muere Luca Lucaraz y ‘con desmesurados ademanes se alejó en medio de la noche: parecía que andaba recogiendo estrellas’. Y así, entre la risa por el recuerdo y el llanto por el presente, abrimos las puertas del ’93. Con el neoliberalismo instalado en suelo argentino. Se cierran fábricas. Venden todo a bajo precio y peor postor. La frialdad de la estadística.

Apenas el 1 por ciento de la producción cinematográfica del mundo, puede verse en nuestros cines que empezaban a ser multicines. Y ese año precisamente, empezamos la temporada número 13 pidiendo UN LUGAR EN EL MUNDO.

Llegaron LOS TRAIDORES sindicales y los otros. Llegó Tatí y PLAY TIME al compás de la sátira feroz al mundo moderno. De vidrio y plástico y ruidos molestos y chicos limpiando parabrisas y mujeres solas andando por las calles y hombres cansados de buscar un trabajo. Y el cine llegó con nuevo lenguaje, tan insolente como la voluntad de vivir en esta intemperie. Justo llegó UN CORAZON DE INVIERNO y las cosas parecieron distintas mientras los linyeras dormían en los zaguanes y la violencia se instalaba en lo cotidiano.

Llegaron Santiago Alvarez, Fernando Birri, Daniel Viglietti, Carmen Guarini, Osvaldo Bayer y Leo Masliah con ‘la mujer loba ataca de nuevo’, junto a otros que atestiguaron sobre la injusticia y la corrupción.

El cine latinoamericano desfiló por la pantalla ancha, priorizando el cine argentino, los viejos y los nuevos. El cine del mundo tuvo su homenaje al cumplirse los 100 de su nacimiento y fueron casi 40 horas de exhibición continuada, cuando el ’95 iba cerrando la puerta y la ventana.

Llegó el dos mil y con él el nuevo siglo se acercaba. En un invierno muy frío, el dirigente sindical ‘progresista, democrático y pluralista’, decidía cerrar la CASA DE LOS TRABAJADORES y el 31 de julio hubo que entregarla a la inmobiliaria.

Y LA QUIMERA caminaba por las calles angostas y bacheadas de esta ciudad, buscando otro lugar para no olvidar que el amor es más fuerte. Mascullando la bronca y ‘la rabbia’ de otra nueva decepción, aparecieron el Camilo, las Vikis, la Paula, la Cele y otros que palmearon el hombro con mucha fuerza para buscar otro lugar donde nos atiendan mejor. Y en el Cine Club Municipal nos abrieron las puertas. Como debe ser: de par en par. En noviembre del 2001, hicimos una primer prueba piloto y el vuelo fue bueno y duró dos meses y quedó abierta la ventana para seguir todo este año 2002 y 2003. Y no es poco, tanta generosidad, solidaridad y confraternidad, sorprende un poco en este momento de la historia donde percude el sentimiento de la mediocridad. Este mismo Municipal, a fines de 2003, nos dice que ya no podríamos estar… pero estamos en la salita del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba. Trabajamos todo el año allí realizando nuevos ciclos: EL MUNDO DEL TRABAJO (imperfecto); A PURO ESTRENO(S); Ciclo dedicado a JACQUES TATI y otros. Este 2005, también nos encuentra sin sala, pero ya conseguiremos manos solidarios y abrirán sus palmas de las manos como las puertas de un lugar para estar y presentar dos ciclos programados: el Cine EXPERIMENTAL y el Cine DOCUMENTAL a través de la historia del cine.

Un agradecimiento a todos los que hicieron posible esta quimera del cine. Y también para todos aquellos que hicieron lo imposible para que esta quimera del cine, no lo sea: consiguieron probar nuestras fuerzas y hacer cierto lo que dijo el maestro: ‘el cine es la verdad a 24 cuadros por segundo’.

Juan José Gorasurreta
Córdoba, febrero del 2005.

Anuncios

6 comentarios en “La quimera 1981/2005

  1. Juan Calabrese dijo:

    Me produjo mucha emocion encontrar este blog, porque para mi La Quimera fue una parte muy importante de mi vida. Yo iba al taller de cine, habra sido entre el ´82 y el ´85, no puedo precisarlo porque mi viejo me llevaba y no esta mas conmigo. Era mi lugar en el mundo todos los sábados por la mañana. Gracias

  2. Victor Zuñiga Zamora dijo:

    Hace mucho que queria saludarlos,yo fui uno de los primeros socios de la Quimera (todavia guardo el carnet) hace muchos años cuando comenzo su actividad en el recordado cine moderno “la piojera” de Alberdi. yo sigo siendo un amante del cinearte,feliz al enterarme que todavia existe el cine club la Quimera. desde Chile un gran abrazo y mis recuerdos. atentamente.

    1. Victor una alegria el reencuentro, de aquellos años nos queda firme Juanjose… Si queres podes mandarnos una foto de tu carnet y si te animas graba un video contando un poco sobre la quimera de aquella epoca…
      Abrazo
      Juan B

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s