Bestiaire (2012) – Denis Côté, en La Quimera!

Ciclo “Vacaciones de un ojo inquieto”

Jueves 11 de septiembre

20:30hs

Bestiaire (2012) – Denis Côté

Canada / Francia - 72´- 2012

Bestiaire (1)IMG_5473Bestiaire

Dialogo de Roger Koza y Denis Côté.

Roger Koza: De Bestiaire a Vic+Flo Saw a Bear hay un cambio importante en la estética y en la puesta en escena, aunque tuve la sensación de que este film era una suerte de desprendimiento difuso de tu film anterior, en el sentido de que en Bestiarie se trataba de un film sobre animales sin lenguaje y Vic+Flo Saw a Bear se concentra en un animal capaz de hablar y definido por el lenguaje. ¿Cómo lo ves? ¿Cómo concebís tu nuevo film, tal vez más mainstream, pero completamente orgánico y coherente a tus intereses como cineasta y a los temas que te obsesionan?

Denis Côtè: Siempre tuve temor que el público dijera que mis películas son excesivamente distintas entre sí. Pero de algún modo se trata de una cualidad, una prueba de que me gusta probar cosas distintas y aproximarme al cine por caminos diversos. Es cierto: se puede observar un trabajo similar en los encuadres en las dos películas que mencionás;Bestiaire fue una película que la concebí lejos (o rechazando) cualquier consideración y convención narrativa y psicológica. Por lo tanto, es la película que más se destaca en mi filmografía. Pero Vic+Flo Saw a Bear comparte varias cosas con Our Private Lives, All That She Wants y Curling. Una vez más, me sentí atraído por personajes que viven alejados del mundo; personajes que están al borde de ser capturados y vigilados. Mis personajes siempre pelean una misma batalla: ¿cómo podemos ser parte de este mundo y cómo podemos sobrevivir en él bajo nuestras propias reglas?

RK: En este film existe una estrategia constatable por la que combinás géneros cinematográficos de un modo que la audiencia no puede predecir lo que sucederá en los próximos veinte minutos de película: ¿es una película romántica en clave lésbica? ¿Un drama post-carcelario? ¿Un thriller minimalista? Probablemente no. ¿Cómo trabajaste sobre las expectativas y estos elementos que tienen que ver con géneros cinematográficos?

DC: Me divertí muchísimo escribiendo Vic+Flo Saw a Bear y es la primera vez que puedo decir algo así. En el pasado quería probar algo, complicar las historias, escribir utilizando una especie de posición dolorosa y cierto esfuerzo vinculado a la creatividad. La película no gira en torno a un tema preciso; más bien es un film sobre el placer de la escritura, la sorpresa del espectador y de la creación de situaciones improbables. Como sucedía enCurling, pero más divertido, quería crear un mundo muy real en el que ciertos acontecimientos improbables tuvieran lugar. No es, definitivamente, una film lésbico (sea lo que sea eso signifique); no es una historia de venganza, ni tampoco un thriller. El film es como una pizza gigante con mucho ingredientes que necesita ser deliciosa, y encontrar su balance. La historia imposible necesita sostenerse en sus propias piernas. Es un monstruo narrativo y mi trabajo consistió en asegurar que no se trate de un desorden sino de algo divertido de mirar. Me gusta pensar que la película trata sobre la fatalidad. En la vida se puede hacer lo que uno desee: construir una casa, encontrar una esposa perfecta y un trabajo, criar a un perro perfecto. Y de pronto un automóvil puede atropellarnos. Eso es Vic+Flo Saw a Bear.

RK: Me pregunto por qué siempre te interesan los contextos y los lugares que están lejos de la ciudad. Da la impresión que siempre elegís espacios simbólicos en donde tus personajes están menos protegidos y son más vulnerables.

DC: Simplemente me siento más inspirado en zonas rurales porque es un lugar que no conozco. Soy una persona muy urbana. Pareciera ser que todo sucede en los bosques: los maníacos, los monstruos, la libertad y la amenaza absolutas luchan entre sí. Nos podemos esconder, escapar, jugar, amar, devenir bandidos, poetas, príncipes románticos cabalgando. Así me siento en las zonas rurales.

RK: El sentido del corte en el tiempo indicado de la escenas es de una precisión admirable. ¿Por qué, en varias ocasiones, abrir las escenas con un travelling? Hay otras decisiones formales que merecen ser destacadas: por ejemplo, disfruté muchísimo del único flashback que tiene el film, el momento en que Vic recuerda un instante de placer en la penitenciaría, un instante que se conecta directamente con el placer que ella está sintiendo en ese momento, ya fuera de prisión, y en el que se la ve libre. Es como si capturaras un movimiento del pensamiento. ¿Cómo se te ocurrió esa secuencia?

DC: Como sabés estoy obsesionado con el lenguaje cinematográfico; me obsesiona cómo entrar y salir de una escena, cómo concebir cada encuadre, el ritmo, el fuera de campo, el diseño de sonido; pienso que Vic+Flo Saw a Bear es un gran cuarto de juegos para el lenguaje cinematográfico en una estructura narrativa tradicional. Se suponía que la escena a la que te referís iba a ser la última de la película. Vic+Flo estaban yendo a la celda en la que se conocieron, estaban paradas frente a una valla mientras miraban a otras presas, sonriendo. Y era el final. Pero teníamos muchos desenlaces. La película tenía que finalizar antes de ese epílogo tan extenso. Así fue que tenía el flashback que mencionás y se transformó en una especie de souvenir a la mitad del film. No me gustan los flashbacks en las películas porque siempre se siente como si se tratara de muletas narrativas y psicológicas para ayudar al espectador. Pero por otro lado me gustan mucho las secuencias oníricas en la medida que sean breves, pequeñas pesadillas rápidas, gente que se despierta transpirando.

RK: ¿Qué tenés para decir acerca las piezas militares y tribales, la elección musical extradiegética en el film? ¿Qué buscabas con esa elección extraña en tu cine?

DC: Se suponía que la música iba a ser tan sólo una percusión mínima. Quería acentuar el aspecto de cuento de hadas de la historia. Tenía la intención de crear pequeños capítulos, como si cada veinte minutos se pudiera empezar una nueva página o algo semejante. Pero el músico compuso algo más complejo de lo que esperaba y la música se convirtió entonces en un personaje. Esos redobles son como los socios de los tipos malos. La música en el cine suele ser una herramienta narrativa que le dice al espectador: “Che, espectador, no lo olvides, algo está por suceder”. Sabés bien que no soy fan de la música en las películas, pero en este caso creo que encontramos un buen balance.

RK: Es la primera vez que trabajás con actrices conocidas. Todos los actores están formidables en el film. ¿Fue un cambio importante para vos en la dirección de actores y actrices?

DC: No me he sentido intimidado por los actores de mis películas. A lo largo de estos años he encontrado autoridad y confianza, y he podido trabajar muy bien con ellos, sea famosos o ignotos. Ellos saben que son herramientas en un esquema mayor. Se dan cuentan que la luz, el sonido, las atmósferas y la interpretación las considero en un mismo nivel de importancia. Ellos saben que la película gira en torno al cine, no alrededor de sus egos. Desde un inicio estaba todo claro y no hubo conflicto alguno.

RK Finalmente, tengo la impresión de que la película combina una perspectiva sobre los seres humanos como animales capaces de poesía y crueldad; se trata de una película que es pesimista pero bajo ningún modo es cínica.

DC: Debido a Bestiaire, la gente me iba a preguntar si yo veía a la gente como animales. Sospecho que son los efectos colaterales de aquel film. Pero me gusta tu fórmula: “Animales capaces de poesía y crueldad”. Me gusta. Unos días atrás estaba viendo una película hermosa, Spring Breakers, de Harmony Korine. En cierto momento me pregunté “¿por qué me gustan estos adolescentes ruidosos, entre tontos y desesperanzados, que sólo hacen cosas estúpidas?” Sé muy bien por qué, y es porque el director no es cínico; él cree en la naturaleza humana aun cuando lo que se ve es doloroso. Es ese el modelo de artista que deseo ser. En el momento que uno deja de amar a sus personajes, uno muere. Los personajes pueden morir en pantalla, se los puede matar, se los puede hacer sufrir, pero uno no debe permitirse abandonarlos y esconderse tras una neblina de cinismo.

Roger Koza / Copyleft 2013

Anuncios
Bestiaire (2012) – Denis Côté, en La Quimera!

Grass de Ron Man en el marco del 1° Festival itinerante de cine canábico.

Ciclo EL PLACER DE SER (III o IV) en el marco del 1° Festival itinerante de cine canábico.

Grass de Ron Man

Jueves 15 de noviembre 20,30 horas.
Canada 90´ 1999

Pasaje Escuti 915 esquina Fructuoso Rivera

Documental brillantemente montado que expone la historia social y política del consumo de la marihuana y de las decisiones de los diferentes gobiernos de los EE.UU. del uso y las prohibiciones. Una historización que muestra la concepción del cannabis a través del tiempo.

La marihuana ha sido la droga más controvertida del siglo veinte y, aunque hasta la fecha nadie haya podido demostrar ninguna enfermedad que se relacione expresamente con ella, continúa siendo perseguida por la mayoría de los gobiernos del mundo. Ron Mann ensambla históricos e histéricos documentos anti-marihuana, imágenes divertidas realizadas por el dibujante underground de comics Paul Mavrides y el talento de la voz de Woody Harrelson, declarado activista en favor de la marihuana. Todo ello para narrar la oscura y cómica historia de esta hierba, elegida por el gobierno de Estados Unidos como símbolo de la destrucción de una sociedad, y por millones de jóvenes a lo largo de muchas décadas como elemento de júbilo, distracción y liberación de la mente. Divertida y esclarecedora, Grass denuncia las penosas campañas y los billones de dólares malgastados en la lucha contra una droga que ha pasado en pocas décadas sólo en Estados Unidos de 60.000 consumidores a 30 millones.

http://www.youtube.com/watch?v=cOqAZUzONeQ

Grass de Ron Man en el marco del 1° Festival itinerante de cine canábico.

My Winnipeg en La Quimera!!! Nuestro ultimo viaje…

Jueves 5 de julio en La Quimera

20:30 hs

Venimos Viajando de lejos

Todo sueño encarna una pesadilla

Donde anida lo ríspido que erosiona mi cara,
aquí el aire esta en mis pulmones
tiene químicos, no humo diesel, ni nieve…
ni escalas, ni dimensiones
logran huir del anima interno
lo queda, lo que se reproduce,
eso que transforma tu mirada
nos aleja de allí…
Todo sueño encarna una pesadilla, allí habitamos el tiempo. Las cosas que nos hacen ser, aún a pesar nuestro. Aparentemente debo “atravesar todo lo que he visto y vivido… todo lo que he amado y olvidado” para poder salir de allí.
Hay monstruos que permanecen agazapados.
Radiografía cinematográfica de las obsesiones de Maddin, de Winnipeg, que se hacen las nuestras, en lo místico que nos envuelve y nos deposita en lugares en los que debemos escapar. Estos ríos nuestros vaciados de energía, enumerados de corrido, sin gracia ni mayor cuidado.
Dos viajes emprende en este tren imaginario, el de marcharse, contra todo pronostico, escapando de todos los fantasmas que abrazan la ciudad, y no dejan de tender manos en sus hombros para detener esa huida. La obsesión por los recuerdos, por ese pasado que se esmeran en hacer desaparecer. El segundo viaje es ese dual camino entre las imágenes de un Winnipeg añorado y lo que atormenta. La perdida, el despojo. No hay sitio ni lugar donde referirse. Maddin se pregunta tras la explosión del Olmo Wolseley, “¿y si…? ¿Y si el municipio escuchara los deseos de la gente?”, políticos sin calle, ni cultura, sin gusto, arbitrarios, tejen ciudades sin pasado, con sangre en sus calles, paisajes muertos, y caballos embalsamados por el rio. El gesto de desesperación del que escapa sin destino, del que corre por necesidad de dejar atrás, ¿y si…? y si nos escucharan en lugar de transformarnos en los mártires de nuestra huida…

alberto aristas

ranchitoborracho.wordpress.com

My Winnipeg en La Quimera!!! Nuestro ultimo viaje…

Milestones de Robert Kramer en la Quimera!!!

Jueves 31 de Mayo en La Quimera

20:30 hs

Venimos Viajando de lejos

Robert Kramer: itinerario filmográfico de un documentalista de la contracultura norteamericana, por Javier Rodríguez

(…)
En la siguiente obra de KramerMilestones (1975), esta dicotomía , que parecía entrar en crisis poco después de finalizar la guerra, se expresó en un relato mucho más íntimo, guiado sobre la base de seis historias principales, entretejidas por un inmenso mosaico de más de cincuenta testimonios. Viajó con su cámara a todo lo largo del territorio norteamericano: desde las montañas nevadas de Utah, pasando por la esculturas naturales de Mountain Valley, continuando por la cuevas de Hopi Indians y finalizando en las sucias calles de New York. Milestones fue una travesía (motivo que se volvería una constante en su obra). Fue un encuentro con ciudadanos creyentes de que el poder estadounidense se creó sobre la base de la ocupación de tierras ajenas y la esclavitud de los negros. En tres horas, retrató la “tribu” donde crecieron los de su generación, con todas las alternativas y las experiencias que vivieron. Al mismo tiempo fue una gran interrogación, una pregunta abierta (de esas que tanto le gustaban), sobre los éxitos y fracasos de aquellos días.
Milestones marcó un corte en el discurso político. La película insistía en la necesidad de mantener la movilización e invitaba a volcar la energía militante en la transformación de las relaciones interpersonales, desde el contexto más íntimo (el hogar) hasta el horizonte más amplio (las comunidades y el país). En 1976 Serge Toubiana, crítico de Cahiers du Cinema, escribió: “Milestones trata una nueva relación entre los seres huma-nos y de una nuevo estilo de vida en donde están integrados el mundo vegetal tanto como el mundo biológico, pero principalmente trata sobre el cine, una nueva forma de cine, como si Hollywood no existiese. Kramer no hizo Milestone en contra de Hollywood, el filmó como si Hollywood no hubiese existido jamás”(21).(…)


Milestones de Robert Kramer en la Quimera!!!

Het oog boven de put – Johan Van der Keuken… seguimos de viaje!!!

Jueves 31 de Mayo en La Quimera

20:30 hs

Het oog boven de put – Johan Van der Keuken

(1988 – El ojo en el pozo)

Teatro La Luna – Pasaje Escuti 915 esquina Fructuoso Rivera

Venimos Viajando de lejos

Algo sobre Johan Van der Keuken

Het oog boven de put – Johan Van der Keuken… seguimos de viaje!!!

Venimos viajando de lejos…

Jueves 20:30 hs La Quimera

Teatro La Luna – Pasaje Escuti 915 esquina Fructuoso Rivera

14/6 Radio On de Christopher Petit (1979) Inglaterra
21/6 El ojo en el pozo de Johan Van Der Keuken (1988) Holanda
28/6 Milestones de Robert Kramer (1975) Estados Unidos
5/7 My Winnipeg de Guy Maddin (2007) Canada
Venimos viajando de lejos…