Hasta luego Chris, hoy es un día sin sol…

en torno a las variaciones marker…

en aquella fiesta clandestina, rodeado de personas desconocidas con fin en común buscábamos la unidad colectiva, tras ese nombre. las cámaras estaban severamente prohibidas, pero estábamos ahí en pos de ellas o de la idea de cine para las que se trasforman en medio. llegamos para aprehender a un pequeño pueblo de un país sin nombre conocido, como ser Marker.

del nombre que se desprende del hombre, nos hacemos cargo para crear a través de el, un seudónimo que no existe como cara, que existe como obra y es firmada por Cris Marker.

la confluencia es convocada por los bailes, las mascaras y los gatos, una vez al año y esta secta se mantiene secreta en el nombre de-él cine.

Chris Marker Dixit

Anuncios
Hasta luego Chris, hoy es un día sin sol…

En el camino.

Viajar y ver cine son dos actividades que tienen entre sí más conexiones que las que hubiésemos imaginado.¿Cuántas veces miramos por la ventanilla de un auto el paisaje cambiante a gran velocidad y hemos tenido la sensación de que ya vimos (o vivimos) ese momento en una película?¿Cuántas veces nos preguntamos de dónde salen las imágenes tan arraigadas en nuestra memoria de lugares que nunca conocimos personalmente? ¿O por qué será que tendemos a “musicalizar” los recorridos? El cine en la vida o la vida en el cine, lo cierto es que la más joven de las artes nos habilita una fascinante experiencia inmóvil de la percepción, posibilitando la expansión de los límites de nuestro mundo sin la necesidad de desplazarnos físicamente.
La primera parada en este tour a veinticuatro cuadros por segundos quimerístico, se titula Radio On, ópera prima del director, escritor y actor Chris Petit (Content, The Falconer, Negative Space). El film de Petit se presenta como una doble invitación a esta experiencia itinerante pero in the english way: es un viaje físico y mental a través de la Inglaterra de 1979, cacheteada por el modelo neoliberal thatcheriano, anónima, atomizada, gélidamente retratada en blanco y negro. Robert, musicalizador de una estación de radio localizada en una fábrica Gillette, emprende un viaje desde Londres a Bristol para descifrar un extraño suceso vinculado a su hermano. Personas, acontecimientos y paisajes son testigos de un recorrido que excede a su destino. Porque la película de Petit es, en definitiva, un viaje de ida hacia ningún lado en concreto. Se trata más bien de una actitud de búsqueda, de alerta (aunque ni su protagonista ni nosotros sepamos muy bien de qué), pero que es sensible a la idea de estar siempre en movimiento. “Somos el vínculo entre los veinte y los ochenta. Todo cambio en esta sociedad pasa por una colaboración comprensiva usando grabadoras, sintetizadores y teléfonos” describe una suerte de manifiesto colgado en una pared del departamento de Robert.  Lejos de la proclama “sin futuro” de los punks absorbidos por el sistema, para Robert como tantos otros de su generación, el futuro pasa por otro lado: la era electrónica, la de los resabios industriales y los ideales setentistas derrumbados. En ese sentido, la banda sonora de Radio On tiene una importancia fundamental, ya que no sólo musicaliza las imágenes y potencia sus efectos, sino que resulta ser una propuesta coherente con el contexto ominoso y desesperante que evoca el film. De allí su más que pertinente selección musical, la cual incluye temas como Radioactivity de Kraftwerk, o Heroes de un David Bowie empapado de la experiencia alemana, que funcionan como pistas para entender por dónde transitaba la vanguardia de la época, sus preocupaciones estilísticas y formales.
Serge Daney, un gran crítico francés de cine y amante de los paseos, afirmaba cercano al fin de su vida, que el cine se convirtió en sinónimo de apertura al mundo a través de sus viajes, ya que consistía en ir a verificar a otros lugares que otros viven esa misma experiencia del cine, pero por medio de otros lenguajes. Es hora de partir hacia otras latitudes. El motor está en marcha y la radio encendida. Bon voyage.

Eva Caceres – Cineclub La Quimera

Radio On – Christopher Petit (1979) Jueves 31 de Mayo en La Quimera 20:30 hs 
En el camino.

Radio On en La Quimera!!! A viajar…

Jueves 31 de Mayo en La Quimera

20:30 hs

Ciclo completo!!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En lugar de pensar la ruta como el lugar de libertad y movimiento retratado en las road movies norteamericanas, Radio On es una singular aproximación inglesa al género: aquí, la ruta pronto llegará a su fin; los horizontes infinitos son reemplazados por páramos de concreto (los ecos de J.G. Ballard son numerosos y claramente intencionales) y autopistas. Las primeras escenas muestran una Londres distópica, arruinada por culpa del desmanejo gubernamental, y al protagonista Robert trabajando como DJ de una fábrica, solo en su cabina, pasando música para obreros desinteresados, indiscernibles en sus idénticos mamelucos blancos: una imagen potente de alienación, tema recurrente en éste y otros trabajos de Petit. La puesta en escena de una Inglaterra pre-thatcherista en decadencia post-industrial se apoya en la futurista banda sonora de Kraftwerk y el Bowie del período berlinés. De hecho, a veces las imágenes parecen excusas (de las buenas) para las canciones, a menudo presentadas en sus versiones completas. Radio On es, sin dudas, una película fundamental, no sólo dentro de la obra de Petit, sino para nosotros en tanto espectadores.

SOUNDTRACK

DAVID BOWIE: Heroes/Helden…Always Crashing in the Same Car
KRAFTWERK: Uranium…Radioactivity…Ohm Sweet Ohm
ROBERT FRIPP: Urban Landscape
IAN DURY: Sweet Gene Vincent
WRECKLESS ERIC: Whole Wide World…Veronica
LENE LOVICH: Lucky Number
THE RUMOUR: Frozen Years
DEVO: Satisfaction

 

Radio On en La Quimera!!! A viajar…